Comienzos de la participación estudiantil y fundación (1986-1990)

Durante los años 86 y 87, tras la apertura a la legalidad de las Asociaciones de Estudiantes y en una situación peculiar de construcción de la vías participativas de la ciudadanía española, comienzan a sembrarse reivindicaciones por parte de los distintos sectores de la comunidad educativa y juvenil en Canarias, dando pie a distintas movilizaciones que abrían el espacio democrático propicio para reivindicar un efectivo estado de derecho amparado en los principios generales de la Constitución española. En estas fechas, los grupos de estudiantes contribuyeron a la obtención normativa -mediante las movilizaciones- de distintos derechos básicos que no podían pasar de largo para una generación de estudiantes que experimentaba el hecho participativo, casi por primera vez, desde la democracia. Todo este movimiento llevó a una unión de estos grupos en distintas organizaciones, con el fin de no paralizar las reivindicaciones y continuar defendiendo los intereses del sector por la vía que la propia democracia había posibilitado.

Entre estas organizaciones se comenzaron a fraguar los cimientos de UDECA, a través de distintos grupos de estudiantes de las dos universidades canarias, asimismo se comenzó a crear una organización de enseñanzas medias (FACUDE) que no dio los frutos esperados. Durante estos años conflictivos en los que las universidades de Canarias habían salido a las calles y mientras en la Consejería de Educación afloraban diferentes conflictos internos que provocaron la existencia de dos diferentes Consejeros y tres viceconsejeros durante la misma legislatura, se comenzó a constituir el Consejo Escolar de Canarias, importante órgano de participación que en posteriores años sería el lugar donde UDECA participaría, hasta el día de hoy, como representante de los y las estudiantes de centros públicos. Ya en 1989, se organiza el I Encuentro de Estudiantes de Canarias en El Rosario (Tenerife), dando paso a la unificación de los grupos estudiantiles. Un año después se organiza el único Encuentro de FACUDE, en El Hierro, que si no fortaleció esa organización, sí hizo posible que los grupos de estudiantes estuvieran más organizados y prepararan las numerosas manifestaciones que se sucedieron durante 1990 y que unieron a padres y madres, estudiantes y profesorado en una lucha por sacar adelante una propuesta digna e imprescindible para la educación en Canarias.

Los grupos organizados de estudiantes de las dos Universidades Canarias no se quedaron en un primer intento y volvieron a insistir en la creación de una Organización de enseñanzas medias, que a partir de los dos encuentros de estudiantes anteriores se organizarían en grupos estables que durante esos años -89 y 90- constituirían finalmente UDECA, celebrando el I Encuentro Regional de UDECA, en la Finca de Osorio, Gran Canaria, durante los días 2, 3 y 4 de Noviembre de 1990 y en el cual sale elegido Eduardo Niz, como presidente de UDECA y además se aprueba la integración de UDECA en la UDE – Unión de Estudiantes a nivel estatal- creando, a todas estas, la mayor organización de Estudiantes de Canarias. En estos años se empezó a ocupar todas las plazas del Consejo Escolar de Canarias en representación de los y las estudiantes de centros públicos, se comenzó a trabajar muy de lleno en las organizaciones estatales así como en los Consejos de Juventud tanto en el de Canarias como en el estatal, donde tuvimos también representación; de igual forma en el Consejo Escolar del Estado donde también tuvimos ocasión de participar.